Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    El hambre y los lobos han acabado con los caballos del Pico de Meda

    Compartir:

    Lo ocurrido en el Pico de Meda, en Zas (Carballo, La Coruña) ha sido una auténtica catástrofe. Quince caballos han sido encontrados muertos debido a la escasez de alimentos y a la presencia de lobos pues se ha confirmado que los animales han ido muriendo escalonadamente y no de forma súbita.

    Inicialmente se especuló con la posibilidad de que las fuertes lluvias hubierson diezmado la manada. sin embargo, tres veterinarios han rechazado la causa de lamuerte de los equinos como consecuencia de las fuertes precipitaciones. De hecho, Perfecto Fuentes, presidente de la asociación Santiaguiño, organizadora de la rapa anual, lo confirma: «Si fuera la lluvia, hace tiempo que los caballos se habrían extinguido de Galicia».

    En cambio, el aspecto de los cuerpos dejaba en evidencia que la falta de alimentación es clave a la hora de analizar los fallecimientos debido a la extrema delgadez que presentaban los cadáveres.

    Hay que entender en qué condiciones vivían los caballos ya que permanecían concentrados en una finca del monte, en un recinto cerrado por una valla electrificada. En esta época la comida que pueden encontrar en un área tan escasa es más bien poca. Los equinos podían acceder a hierba y brotes tiernos de tojo, pero el invierno ha sido demasiado duro y fue necesario complementar su alimentación con paja.

    Los expertos aseguran que de haber permanecido en completa libertad ya habrían bajado de las zonas más altas del Pico de Meda hasta cerca de las viviendas en busca de comida.

    Técnicos de la Xunta y del Seprona fueron quienes pudieron confirmar finalmente las causas del fallecimiento de los equinos. Por un lado, los ataques de los lobos, seguramente ya a principios de diciembre o antes pudieron acabar con la vida de unos siete caballos. Por otra parte, la deficiente alimentación, agravada por el clima, ha mermado la cabaña caballar. En concreto, los animales más jóvenes han sido los primeros en caer por su debilidad y falta de adaptación al medio. Además, sin posibilidad de escapar por lapresencia de la valla electrificada.

    Probablemente, un aporte de materia seca, e incluso zonas para guarecerse de la lluvia, habrían evitado tantas muertes.

     

     

    Fuente e imagen: lavozdegalicia.es y Ana Garcia

    Noticias
    Suscríbete al boletín