Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Grado (Asturias) cambia de ubicación la parada de sementales del Ejército

    Compartir:

    La parada de los sementales del Ejército ubicada en Grado, con el fin de inseminar a las yeguas de la comarca ha sufrido un traslado desde el recinto ferial al lavadero de camiones contiguo, creando cierto malestar entre los ganaderos con este cambio.

    La queja viene propiciada por el hecho de no pueden dejar a los animales en el recinto durante los días que dura la inseminación y se ven obligados a tener que moverlos continuamente, con todo el coste que ello conlleva. De modo que muchos de los ganaderos han decidido no acudir a la cita.

    El año pasado participaron cerca de 60 ganaderos, y en 2013 por el momento sólo han acudido 25. «Necesitan inseminarse de tres a cuatro veces y, si no tienes remolque, el transporte sale muy caro, así es que este año muchos no han venido», señala José Ramón Fernández. Además, no es únicamente el elevado coste de mover los animales sino también el precio de los potros, que «bajó mucho y no merece la pena lo que te gastas en venir», añade.

    No acuden ni con el aliciente de que la inseminación con los sementales del Ejército es de alta calidad y los precios resultan económicos: entre 50 y 200 euros, en función de la raza.

    En años anteriores, las yeguas permanecían dentro del recinto ferial durante los días que acudían a la inseminación y a las revisiones ecográficas con el veterinario militar. Pero ahora «no tenemos dónde dejarlas, no hay ni dónde amarrarlas aquí fuera, coges un árbol o una puerta», afirma Gonzalo González mientras Marco Antonio López  detalla que «estamos aquí a la intemperie, el otro día lloviendo, y hay que esperar». Y las yeguas no disponen precisamente de un espacio adaptado a su presencia pues en el lavadero tropiezan porque «hay muchos trastos, no es cómodo ni para las yeguas ni para el veterinario del Ejército».

    Entre los ganaderos se ha extendido el rumor de que el Ayuntamiento se negó a dejar libre el recinto ferial porque «dicen que lo dejamos sucio, cuando nosotros siempre limpiamos; alguno lo dejará sucio, pero la mayoría no».

    Por su parte, el alcalde, Antonio Rey asegura que el cambio se debe a que en el recinto ferial se celebrará una feria en el interior del mercado, «y como lo de la inseminación dura tres meses, pues no puden estar ambas cosas a la vez», esgrime.

     

     

    Fuente e imagen: lne.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín