Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Imputados por provocar lesiones a una yegua con una cabezada demasiado pequeña

    Compartir:

    La Guardia Civil de Veguellina de Órbigo (León) imputó finalmente a dos personas, de 51 y 44 años de edad respectivamente, como presuntos autores de una falta de maltrato o abandono de animales domésticos por lo acontecido días antes con una yegua en la localidad de Combarros (Pontevedra).

    La Benemérita tuvo conocimiento de que en una parcela de ese municipio existían varios equinos en situación de semilibertad, uno de los cuales presentaba heridas en la cabeza provocadas por una cabezada que no se correspondía con el tamaño del animal ya que se le había colocado el aparejo cuando aún era pequeño y, al ir creciendo, hasta alcanzar los dos años de edad actuales, la excesivamente ajustada cabezada le había provocado importantes lesiones.

    Al ser comprobada esta situación por el Seprona de Veguellina, y con la ayuda de cinco voluntarios, se procedió a retirar la cabezada del animal y se le curaron las graves heridas que tenía. Tanto las heridas como el evidente estado de dejadez que presentaba la yegua provocaron que los que atendieron al animal interpusieran una denuncia contra su dueño.

    La importancia de la acción de los voluntarios

    Los cinco voluntarios que atendieron a la potra dedicando cerca de dos horas y media a extraerle la cabezada de plástico que tenía incrustada dentro de la piel, que presentaba graves heridas ulceradas de más de seis meses. Los voluntarios le curaron la herida profunda que presentaba alrededor del cuello y la cara.

    La yegua se encontraba en un estado lamentable, parasitado externamente con garrrapatas. Quienes acudieron a auxiliarla lograron reducirla para atenderla, lavarle las heridas y practicarle las primeras curas.

    Además, los agentes del Seprona comprobaron que el animal no disponía de microchip, por lo que denunciaron al propietario, quien, si bien agradeció la ayuda y la pericia de los voluntarios, no dio muestras de tener la intención de cambiar su conducta respecto al trato y cuidados que debería proporcionar a los animales que tiene a su cargo.

    El Artículo 337 del Código Penal establece, que los que maltrataren con ensañamiento e injustificadamente a animales domésticos causándole la muerte o provocándoles lesiones que produzcan un grave menoscabo físico serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales.

    Las diligencias instruidas fueron remitidas al Juzgado de Instrucción nº 2 de Astorga.

     

    Fuente e imágenes: astorgaredaccion.com

    Noticias
    Suscríbete al boletín