Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Inician las investigaciones del incendio de Ribadumia en el que fallecieron 24 caballos

    NoticiasNoticias sobre Bienestar del Caballosábado 05 noviembre 2011
    Compartir:

    La familia Barreiro calcula que el incendio que se originó anteayer por la mañana en su clínica veterinaria ha causado unas pérdidas de más de 300.000 euros. El fuego se declaró en un establo en el que había 24 caballos, algunos de ellos pura sangre o de competición. Los animales perecieron todos, ya sea calcinados por las llamas o asfixiados por el humo.

    El fundador de la clínica, Carmelo Barreiro, estima que las pérdidas superan los 300.000 euros, entre el valor de los animales y el coste de los daños en el establo. Su hijo, José Carmelo Barreiro, que es quien se ocupaba del cuidado de los caballos, no se atrevió a dar una cifra, aunque asume que sí puede superar los 50 millones de las antiguas pesetas. Y es que entre los caballos muertos había varios sementales de razas como la Árabe, Apaloosa o Hannover, así como puras sangre y animales de competición. De hecho, José Carmelo Barreiro competía con asiduidad en certámenes caballares, como por ejemplo el que se celebra en agosto en O Mosteiro.

    Entre tanto, ayer por la mañana se desplazó hasta la clínica un equipo de cuatro agentes de la Guardia Civil especializados en la investigación de incendios. Estuvieron trabajando entre las 10.30 y las 13 horas, y ahora elaborarán un informe que remitirán al dueño del negocio en las próximas semanas. José Carmelo Barreiro apunta que "no me dijeron nada, pero yo creo que no fue intencionado. Esto ha sido un accidente".
    En este sentido, los bomberos que actuaron en la extinción del fuego apuntaron que la causa más probable es un incidente de tipo eléctrico. La mayoría de los caballos muertos pertenecían a varios propietarios, que los tenían allí estabulados por falta de espacio en sus casas, o porque los tenían a tratamiento. En algunos casos estaban siendo atendidos de heridas, y también había algunas yeguas preñadas.

    En el siniestro murieron también varios equinos que pertenecían a la familia Barreiro. El responsable del negocio apuntó que los daños están asegurados, pero que más allá de ello el incendio ha sido muy doloroso por el valor sentimental que tenían para él alguno de los ejemplares. De todos modos, anunció su intención de reconstruir la granja y de volver a criar animales en un futuro próximo.

    El incendio de la clínica veterinaria Carmelo se declaró sobre las 9.30 horas. Lo descubrió uno de los operarios, al ver que del establo salía una densa humareda. Al parecer, entre él y otros trabajadores intentaron rescatar algunos caballos, pero les fue imposible por culpa de la densa humareda y porque la mayor parte de las llamas se concentraban a la puerta del local. Muchos de los animales se vieron asfixiados por el humo, que era tóxico debido a la combustión del poliuretano de la cubierta. Cuando los bomberos lograron controlar el fuego, los operarios de la clínica comenzaron con la ingrata tarea de transportar todos los animales desde el interior del recinto al camión que se encargaría de llevarlos a un centro autorizado. Una labor que hicieron con tractores y una pala excavadora.


     

    Fuente e imagen: farodevigo.es/Iñaki Abella

    Noticias
    Suscríbete al boletín