Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    IV marcha hípica organizada por el Club La Atalaya en La Laguna (Tenerife)

    Compartir:

    Las calles del centro de La Laguna se convirtieron el sábado en un improvisado hipódromo. A la ya de por sí animada mañana comercial del casco, se sumó una de las actividades incluidas en las celebraciones en honor a San Benito Abad: la IV Marcha Hípica Ciudad de La Laguna.

    Los miembros del Club Hípico la Atalaya y numerosos laguneros aficionados a la equitación aprovecharon las fiestas en honor al patrón de los ganaderos para lucir a sus hermosos animales.

    Con casi una hora de retraso respecto a la agenda prevista, medio centenar de caballos pasearon desde la plaza del Cristo hasta el entorno de la Concepción y volvieron a bajar por Herradores.

    Según explicaron los organizadores, algunos de los cuales acompañaron a pie el trayecto para evitar cualquier incidente con los animales, entre los ejemplares presentes en la marcha hubo representación de todas las disciplinas hípicas. Los vecinos de la zona y visitantes hicieron un alto en su mañana de ocio para abrir paso al peculiar recorrido.

    Los turistas aprovecharon para sacar fotos cuando, desde las numerosas terrazas de la calle La Carrera, se vieron sorprendidos por los animales y sus jinetes. Lo mismo le ocurrió a algunos vecinos. Los equipos portaban sus distintivos uniformes y los caballos iban peinados y engalanados.

    "Las disciplinas en las que compiten estos animales son muchas, desde la hípica, el salto, la doma clásica, la doma vaquera, el raid o el paseo", indicó uno de los coordinadores del encuentro.

    Los jinetes demostraron su destreza y compenetración con sus caballos al guiarlos con decisión y sin problemas entre los vecinos y viandantes. "Se ponen algo nerviosos cuando ven a tanta gente, por eso hay que vigilarlos constantemente", explicaron.

    Como apertura y cierre del sorprendente desfile, se dispusieron dos carruajes conducidos por sus respectivos corceles. Como remate, varios ponis hicieron las delicias de los pequeños laguneros. Desde el Club La Atalaya destacaron, además, la variedad de las edades de los participantes. Desde niños y niñas, montados con seguridad y destreza, hasta los veteranos. "Los tres últimos jinetes suman, entre los tres, más de 240 años", bromearon. La jornada festiva se completó con un taller infantil de elaboración de varas y cestitas romeras, organizado por los empresarios de San Benito. 

     

    Fuente: laopiniondetenerife.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín