Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Jinetes desafían al mal tiempo en Ávila para recibir la bendición de San Antón

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesmartes 21 enero 2014
    Compartir:

    Abrigadísimos tanto jinetes como caballos, acudieron el pasado domingo a Ávila para recibir la tradicional bendición de San Antón, que este año cumple su vigésimo año como celebración establecida.

    Sin embargo, el mal tiempo no ha acompañado en esta ocasión,ya que la nieve ha causado algunos problemas en las carreteras. Del centenar de participantes previsto inicialmente y que acude otros años desde varias comunidades autónomas, hasta Ävila, apenas se habían desplazado una treintena de jinetes.

    Entre ellos, Fernando Navas y Cesáreo Capelo, que han cogido a amigos y caballos y han llegado a Ávila desde Los Molinos (Madrid), en su primera experiencia en esta bendición. En el antiguo Mercado de Ganados de la ciudad han sido recibidos con los brazos abiertos, por su heroicidad a la hora de enfrentarse a las bajas temperaturas y porque "han sido unos valientes", según ha expresado José Antonio Andrinal, presidente de la Asociación Abulense de Amigos del Caballo, organizadora de esta iniciativa desde 1994.

    Tras reponer fuerzas a base de una buena comida y bebidas calientes, los asistentes han entrado en calor, antes de subir a sus monturas y protagonizar un desfile que este año ha tenido como protagonista la nieve.

    Borja Rodríguez, de la Yeguada Los Matías, que ha llegado desde El Fresno, viene cumpliendo con la tradición desde hace siete años ya que "cualquier excusa es buena para salir con el caballo", ha asegurado.

    Patricia San Segundo ha decidido que este año, por ser el primero que acudía a la bendición, lo iba a hacer con sus dos mascotas, su gata Lola y su perra Mika, ambas de tres años, envuelta en mantas y en su transportín la primera y tiritando, aunque abrigada, la segunda. Junto a ella, Rebeca Paniagua, que ha ido para que su chihuahua Lupo, de cuatro meses, recibiera su primera bendición.

    Sin embargo, el momento más esperado ha sido la salida de los jinetes por el Arco de San Vicente de la muralla. Ante la imagen de San Antón, figura cedida por las monjas de clausura del convento de La Magdalena, los jinetes y, después, cada uno con su mascota, han recibido la bendición del santo y el correspondiente bollo preñado (pan relleno de chorizo), tal como es habitual.

    Hasta 1994, la bendición se realizaba, sin caballos, en la iglesia de La Magdalena, aunque, desde hace dos décadas, la muralla y la basílica de San Vicente sirven de escenario a una tradición que desafía las inclemencias del tiempo y que alcanzó su máxima participación hace dos años, con 160 jinetes.

     

     

    Fuente e imagen: elnortedecastilla.es

     

    Noticias
    Suscríbete al boletín