Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La Feria de Ganado Equino de San Miguel de Pamplona vuelve a peligrar debido a la escasa participación

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesviernes 03 octubre 2014
    Compartir:

    La Feria de Ganado Equino de San Miguel estuvo a punto de desaparecer hace un par de años motivado, según indicó entonces el Ayuntamiento de Pamplona, por el descenso en el número de animales y de ganaderos en la compraventa.

    Ante esa amenaza, los ganaderos recogieron firmas para evitar que se perdiera esta feria de gran tradición en la ciudad, y el consistorio dio marcha atrás. Sin embargo, dos años después, en la feria del pasado lunes, esos mismos fantasmas volvieron a aparecer.

    Se juntaron unas circunstancias adversas: el hecho de que fuera lunes, las lluvias previstas y que aún dos años después, muchos aficionados desconocen que finalmente no se llegó a cancelar la feria en 2012.

    Las cifras de este año no dejan mucho lugar para el optimismo: 233 ejemplares fueron exhibidos en el polígono de los Agustinos, unos números muy alejados de las más de 350 cabezas registradas el pasado año, las 370 del 2012 o las 510 del 2011. Y en las antípodas de los 770 caballos que participaron en la feria del 2009.

    Finalmente, se cerraron 135 ventas, cuyos participantes procedían de Francia, Galicia, La Rioja, Valencia y Navarra.

    Quizá para tratar de paliar el descenso previsto de asistencia, el ayuntamiento decidió no cobrar por amarrar a los animales. En años anteriores, y, según informaron los ganaderos, los corrales se alquilaban por entre tres y ocho euros, mientras que atar a un caballo en la sirga tenía un precio de 50 céntimos.

    Sin embargo, el lunes no se consiguió llenar el recinto con potros, sementales, caballos de montar, burros y ponis, que dejaron un gran vacío en los 118 corrales instalados, de ahí que los ganaderos opinasen que la feria había resultado un poco deslucida, sobre todo comparándola con las de ediciones anteriores.

    Desde Erratzu había acudido Ignacio Barberena Iribarnegaray, de 53 años. En su primera participación en la Feria de San Miguel, resumió que les fue mal. "He traído cuatro animales, las cuatro madres, y todavía no he vendido ninguna. Y se van a quedar sin vender, porque ya estamos a punto de cargarlas", afirmó. En cuanto a los precios, se quejó de lo poco que le ofrecían los clientes: "Te dan poco más de 100 euros, y por ese dinero no las vamos a dar, porque vinimos con la idea de venderlas por200 euros por animal. Ha sido una lástima, pero ya vamos a cargarlas de vuelta para marcharnos".

    Cipriano Gortari Saraburu, también de Erratzu y de 58 años, indicaba que se vendió bastante poco. Sin embargo, en su caso no se podía quejar, ya que acudió a Pamplona con siete caballos y vendió cinco. "Los precios son bajos. Los he vendido por 650 y 750 euros, que más o menos era la intención con la que venía. El año pasado estuvo mejor que en esta ocasión, porque había más gente y más ganado. Se ve que la cosa está bajando, pero me voy contento, porque he conseguido vender cinco", manifestó.

    Del mismo parecer se mostraba Pedro José Martín Mendiburu, ganadero de Santesteban de 62 años. "El ambiente ha estado muy parado este año; no sé si porque ha caído en lunes, pero ha habido poco ganado y pocos compradores. Antes venía mucha más gente, aunque ahora está todo muy parado". Su caso, no obstante, fue muy satisfactorio pues logror vender todos sus potros, y traía dieciocho. Aún así, se lamentño dw que los precios fueron bastante bajos: "La cosa en ese sentido no avanza y, además, tienes que bailar según la pieza. En cuanto a los potros buenos, los precios rondan los 350 euros".

    Peor le fue a Iosu Balda Biurrun, de 26 años, que se tuvo que volver a Orokieta con la yegua y su cría que había traído a Pamplona. Sólo consiguió vender una burra de un año y medio por 100 euros. "Por la yegua y el potro me están ofreciendo precios de animales destinados a matar. Me dan 600 y 700 euros, cuando mi idea es pedir 1.200 euros por los dos. Había venido a esta feria en otras ocasiones, y el ambiente es parecido, aunque este año ha habido poca gente y un escaso número de ganaderos", relató.

    Desde Protección Civil, Antonio Martínez confirmó que la feria había sido "un poco floja". "En comparación con la que se celebra en San Fermín o con la de otros años, no ha habido demasiada participación. Ha influido mucho el ser lunes y el tiempo que ha hecho", indicó. No obstante, remarcó que la cita es demasiado tradicional como para borrarla del calendario.

     

     

    Fuente e imagen: diariodenavarra.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín