Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La policía de Culleredo interviene en el club ecuestre precintado por reabrir

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesmartes 04 noviembre 2014
    Compartir:

    La Policía Local de Culleredo (La Coruña), que precintó hace alrededor de un mes el club ecuestre Os Parrulos de Cornedo (Sésamo), tuvo que volver a las instalaciones hípicas el último fin de semana de octubre tras recibir el aviso de que se habían reanudado las salidas con caballos, pese a que la entidad carece de licencia municipal para esta actividad.

    Por su parte, el presidente de Os Parrulos, Manuel Pato, aclaró que esas salidas fueron de particulares con caballos de su propiedad y negó que se hubiese vulnerado el precinto ordenado por el Concello cullerdense.

    De esta manera, los agentes de la Policía Local acudieron a las instalaciones de Sésamo el sábado 25 de octubre por la mañana así como también el domingo, por la mañana y por la tarde, y elaboraron un informe para el Concello en el que precisaron que se había reanudado la actividad en el centro ecuestre, además de dar traslado de los hechos a la Guardia Civil.

    En su informe, los agentes explicaron que se habían realizado salidas de grupos de seis o siete menores montando a caballo acompañados de un guía adulto y que se había utilizado la entrada trasera del club hípico, que está ubicado en una parcela de suelo rústico de protección especial de aguas. Según el informe técnico en el que se basó el Concello para ordenar el precinto de las instalaciones, las características de este suelo determinan que la actividad del club es ilegal e «ilegalizable», una conclusión con la que se muestra en desacuerdo e presidente de la entidad, quien asegura que Os Parrulos «va a volver a abrir» y negó que, desde el precinto, se realizase ninguna actividad en las instalaciones.

    Asimismo. Manuel Pato denuncia además que la Policía Local ejecutó la orden de precinto cuando los caballos estaban dentro y que durante una semana le fue prohibido entrar en el recinto para poder alimentarlos, una situación que le obligó a solicitar un permiso para acceder.

    En definitiva, Pato ha admitido, tal como ha señalado la Policía Local, que ese fin de semana se registraron salidas, pero negó que se hubiesen realizado desde las instalaciones del club ni con ninguno de sus caballos, sino que fueron particulares, con sus propios equinos, los que pasearon por la zona.

    El club, que también fue expedientado por la Xunta por problemas urbanísticos, ha generado quejas de propietarios de fincas, porque son atravesadas por los caballos y por los problemas de seguridad vial que generan.

     

     

    Fuente e imagen: lavozdegalicia.es

     

     

    Noticias
    Suscríbete al boletín