Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Los caballos que malviven en la coruñense parroquia de Rodís

    NoticiasNoticias sobre Bienestar del Caballomiércoles 08 octubre 2014
    Compartir:

    Debieran pastar en extensas praderas de hierba verde. Sin embargo, estos tres equinos malviven en la parroquia coruñense de Rodís, al raso, bajo el sol de un verano tardío, sin poder moverse y sin acceso a comida y agua.

    Su propietario es Horacio del Río, que llegó de Abegondo y que fue detenido por robar ganado y se encuentr aactualmente en prisión, para alivio de los vecinos de Gosende y de otros lugares próximos. Del Río es un viejo conocido de los lugareños quienes lo han denunciando en repetidas ocasiones. También lo conocen muy bien en el Seprona y en la Consellería de Medio Rural, que controlan desde hace tiempo los animales.

    Los veterinarios de la Xunta acuden periódicamente a comprobar el estado de los animales, esperando que no lleguen al punto en que haya que aplicarles la eutanasia. Sin embargo, los vecinnos están cansados de ver constantemente estampas de maltrato y abandono.

    También lo está el alcalde, José García Liñares, sorprendido de que a estas alturas aún no se haya encontrado una solución para este caso y de que los vecinos no hayan acudido de nuevo a la Policía Local. Pero reconoce que están cansados de que sus denuncias apenas sean escuchadas. Hace meses el Concello asumió la tarea de buscar destino a una de las yeguas que encontró una vecina su finca porque el equino llegó a una propiedad municipal, pero poco más puede hacer.

    Y es que las denuncias son continuas, dado que la mayor parte del ganado que tiene Horacio del Río acaban en parcelas que no le pertenecen.

    Viendo la situación en la que se encuentran los equinos, los vecinos acabaron por soltarlos, pero el problema no hizo más que empeorar, ya que los animales fueron a fincas particulares e incluso salieron a la carretera.

    Tampoco los habitantes en Gosende, que son los que más sufren el problema, quieren a los caballos en sus campos. Tienen miedo de que aparezca un ejemplar robado y les preocupa que los animales mueran en sus fincas puesto que estarían obligados a retirar los cadáveres. Llevan años dando de comer y de beber al ganado, al igual que el Concello.

     

     

    Fuente e imagen: Lavozdegalicia.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín