Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Mougás templa los ánimos con el tema del microchip

    NoticiasNoticias sobre Bienestar del Caballomiércoles 15 junio 2011
    Compartir:

    La calma se instala lentamente en la Serra da Groba. El conflicto del microchip que impone la Xunta para identificar a los caballos salvajes de los montes gallegos está lejos de superarse, pero los ganaderos se lo toman con más tranquilidad. Los propietarios de ganado en los montes de las comarcas pontevedresas del Val Miñor y el Baixo Miño ya no tratan de deshacerse como sea de las reses. Así quedó demostrado este fin de semana en el curro de Mougás, en el municipio de Oia, el tercero de la temporada. El recinto acogió un total de seiscientas "burras" para su marcado a fuego y la rapa de crines. Más de dos mil personas se acercaron al entorno para contemplar la belleza de la tradición milenaria.

    Si hace una semana los dueños de los animales entregaban de más de un centenar a mataderos de Portugal por temor a afrontar el enorme gasto que les supondría la implantación de los dispositivos electrónicos a los caballos –a 40 euros cada uno–, en este curro solo vendieron un total de catorce, una cifra "normal", a juicio del presidente de la Asociación de Gandeiros da Serra da Groba, Modesto Domínguez. En el anterior curro, el de Torroña, los camiones se llevaron un centenar de "burras" "porque la gente no quiere arriesgarse a que la Xunta obligue el año que viene a colocar el microchip", explicó. El Ejecutivo autonómico ha concedido una moratoria a los responsables del ganado salvaje este año para que celebren los curros sin problemas, pero les advirtió de que la norma deberá aplicarse en 2012.

    Pero el colectivo de ganaderos trata de serenar los ánimos. Domínguez se mostraba optimista. "Nosotros creemos que la Xunta debe solucionar la situación porque criamos el ganado sin compensación alguna y lo hacemos por amor a una tradición, para que no se pierda". Por eso, el presidente de los ganaderos confía en que el asunto será recordado como anécdota el próximo año. Y así se lo transmite a sus compañeros. "Les decimos que hay que aguantar para hacer frente a este momento difícil. Todo tiene solución menos la muerte", bromea.

    El de Mougás es el último gran curro de la temporada. Ahora solo quedan los de Morgadáns y San Cibrán, en el municipio de Gondomar, más reducidos en número de reses.

     

    Fuente: farodevigo.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín