Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Piden tres años de cárcel para un vecino de Cáceres por dejar morir a sus caballos

    Compartir:

    Un vecino de Cáceres, Antonio R. M., está acusado de maltrato a cuatro de sus caballos por dejarlos desnutrirse hasta el punto de morir por hambre y sed. Por este motivo, la Fiscalía de Cáceres pide que sea condenado a tres años de cárcel, y que sea inhabilitado durante tres años para vender o tener animales.

    El acusado tiene previsto sentarse en el banquillo el próximo 8 de mayo, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres, y se dedica a comerciar con caballos. El recinto donde los encierra es en una parcela del Polígono Ganadero.

    La Fiscalía señala que además de guardar a los caballos en ese recinto, los reparte por diferentes lugares, algunos cerca de carreteras, para que se mantengan con pasto ajeno, sin que dispongan de agua para beber libremente.  Durante los años 2008 y 2009 el Ayuntamiento le abrió hasta 10 expedientes administrativos por dejar sus caballos cerca de carreteras, sin controlarlos.

    El 19 de noviembre de 2010 fue condenado por un delito contra la seguridad vial, al provocar un accidente de tráfico el 31 de marzo de 2009 con uno de sus caballos que murió al ser atropellado.

    Va a ser juzgado porque en septiembre de 2009, en el interior de su parcela, se asegura que dejó morir a un caballo por falta de comida y bebida, junto a 12 caballos que fueron auxiliados cuando estaban en muy mal estado. Junto a estos animales había restos óseos de un caballo semienterrado en estiércol.

    Es acusado de que poco después se le murió otro caballo de hambre y sed, teniendo tanta necesidad de comer los otros que llegaron a ingerir sus propios excrementos.

    En julio de 2010 fueron encontrados tres caballos de su propiedad en mal estado dentro de una finca que no era suya; y en noviembre del 2010 en el interior de su parcela, se murió otro caballo que fue comido, en parte, por perros. En febrero de 2011 la policía local tuvo que salvar a otro animal suyo que se enredó en una alambrada de espinos.

    A su explotación ganadera, según la acusación pública, no acude un profesional veterinario desde el año 2007, aunque el que le corresponde por la zona ha intentado ponerse en contacto con él sin haberlo conseguido.

     

     

    Fuente e imagen: hoy.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín