Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Refranes a San Antón a lomos de un caballo

    NoticiasNoticias sobre Eventoslunes 23 enero 2012
    Compartir:

    “San Antón, que en tu retablo estás con ojos de cristal, aquí te traigo una ofrenda en estos tiempos de crisis para que traigas a todos trabajo”. Ésta fue una de las peticiones más aclamadas de las recitadas ayer al Santo en Laguna de Negrillos. La cofradía de San Antonio Abad hizo ayer historia al recuperar la tradición de refranear al Santo a lomos de caballo.

    Una costumbre pintoresca y colorida tras la cual se esconde un profundo fervor y respeto al Santo. Las circunstancias del momento provocaron que la tradición dejara de celebrarse, por lo que hay que remontarse hasta hace 40 años para recordar la imagen de los caballos rodeando la ermita. Una estampa que centenares de personas pudieron disfrutar de nuevo ayer en Laguna.

    Esta ofrenda se remonta a los orígenes de la cofradía, hace casi 500 años. La tradición marca que los refranes se reciten a lomos de un caballo (yegua, burro o similar) a la puerta de la iglesia que alberga la imagen del Santo. Después del refrán el jinete debe dar una vuelta al templo y regresar a recitar otro refrán, así hasta terminar las peticiones y ofrendas al Santo.

    Cuatro jinetes

    La tradición de los refranes a San Antón fue recuperada con éxito en Laguna con cuatro jinetes como protagonistas de un acto que transcurrió, tras la misa a San Antón, en la iglesia de Nuestra Señora del Arrabal. Después de la correspondiente bendición a los animales asistentes –mayoritariamente perros–, comenzó el turno para entregar la peculiar ofrenda al Santo.

    Los jinetes dedicaron al Santo refrán tras refrán, a la vez que solicitaban peticiones de lo más variado. La solidaridad estuvo presente y uno de los jinetes pidió por “trabajo para todos en estos tiempos de crisis”. Otros pidieron por sus animales. Por supuesto, no faltaron las peticiones curiosas y divertidas, como el joven que le pidió al Santo “trae para mí y mi primo una buena novia”.

    Y es que, al Santo se le puede pedir de todo –o casi todo– siempre que sea subido a un caballo y se le pida entre refrán y refrán. Cosa algo difícil en estos tiempos de ‘sms’ y vehículos motorizados.

     

     

    Fuente e imagen: lacronicadeleon.es/Raquel Meléndez

    Noticias
    Suscríbete al boletín