Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Setenta equinos, entre burros y caballos, buscan nueva familia tras fallecer su dueño

    Compartir:

    El fallecimiento del propietario de más de un centenar de equinos, entre burros y caballos, ha obligado a la Junta de Extremadura a inmovilizar a unos 70 de estos animales que están identificados dado que carecen de microchip y no están controlados de forma veterinaria.

    La Asociación Protectora de Animales y Plantas “El Refugio” de Plasencia (Cáceres), junto con la Asociación El Refugio del Burrito de Málaga comenzaron la semana pasada a identificar este grupo de animales, con el fin de protegerlos y tratar de buscarles nuevos propietarios.

    El resto, alrededor de 30 caballos y 11 burros, sí que tienen microchip a nombre de un familiar de la persona fallecida, por lo que no son objeto ni de la inmovilización ni de la acción de las protectoras al tener un dueño reconocido legalmente.

    La presidenta de la asociación placentina, Salud Mateos, ha explicado que “durante años ha estado reuniendo los animales” tanto por compra como por cría y que los tenía divididos en diferentes fincas de su propiedad en los términos municipales cacereños de Granja, Oliva de Plasencia, Ahigal o Zarza de Granadilla.

    De esta forma, tras su fallecimiento, los equinos que carecen de microchip quedan de desamparados, por lo que la intención de las protectoras es evitar que los animales “desaparezcan” bien por robo, bien para ser vendidos para carne.

    Por el momento, son unos 70 animales, pero “podría haber más”, según Mateos, ya que no se descarta que hubiera algunos extraviados por los montes del norte de Extremadura o que estén en prados o fincas no controlados hasta ahora, ya que las primeras noticias que tenían las protectoras era de cerca de 150 animales.

    También es posible que algunos hayan muerto por enfermedades en el último año, ya que no tenían seguimiento veterinario. De hecho, se encontraron dos animales ya fallecidos en una de las fincas en diferente estado de descomposición. Y, por otro lado, entre los equinos hay muchas hembras embarazadas. Por este motivo, en colaboración con la Junta de Extremadura y personas de las poblaciones aledañas se han comenzado a reunir a los animales para evaluar su estado de salud, regularizar su situación, mantenerlos y buscarles nuevos hogares.

    Teresa Gamonal, veterinaria que ha realizado una primera inspección visual a los animales, destaca que “hay diferentes grupos” que parecen haber estado en distintas fincas. Respecto al estado de los burros, uno de los grupos “tiene peor aspecto” con mala manutención o fracturas mal curadas. El resto en general están “bastante bien”, pero todos los animales presentan “dermatitis” y otros problemas de la piel.

    Se cuenta con la colaboración de voluntarios procedentes de Málaga que ayuden a los placentinos al mantenimiento de los animales y también con aportaciones de heno para su manutención. Una vez que todos los animales estén registrados y microchipados será cuando se comience la labor de difusión para aquellas personas que quieran adoptar un burro bajo las condiciones que establezcan las dos protectoras.

     

    Fuente e imágenes: cadenaser.com

    Noticias
    Suscríbete al boletín