Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Su último deseo antes de fallecer era ver a su yegua Bronwen

    NoticiasNoticias sobre Bienestar del Caballojueves 13 noviembre 2014
    Compartir:

    Sheila Marsh fue llevada hasta la puerta del Wigan Royal Infirmary de Lancashire, Reino Unido, en su cama de hospital, donde su yegua, de nombre Bronwen, la estaba esperando para que pudieran despedirse y cumplir, de esta manera, su última voluntad.

    Bronwen ha estado con Sheila durante 25 años hasta que la mujer, ya muy frágil, ha perdido su batalla contra el cáncer, falleciendo a las pocas horas de reunirse con el corcel.

    Su familia ha agradecido públicamente al personal del hosiptal, especialmente a las enfermeras, por poner todo de su parte para que el reencuentro final se realizara y cumplir así el deseo de Sarah, otorgándole la tranquilidad que necesitaba en sus horas finales.

    “Estaba llorando mucho y las enfermeras también. Fue un momento precioso. Amaba a sus caballos, y amaba y adoraba a todos los animales. Tenía seis caballos, tres perros, tres gatos y otros animales”, ha dado a conocer su hija Tina, de 33 años.

    Debido a que las previsiones sobre la salud de Sheila Marsh no iba a mejorar, el personal sanitario permitió este reencuentro, algo que su hija ha agradecido. "Era cuestión de horas que nos dejara. Quiero dar las gracias al hospital y a todas las enfermeras. Fue algo muy importante para mi madre. Era una de las personas más trabajadoras que se puedan conocer, y haría cualquier cosa por cualquiera", ha comentado.

    Andrew Foster, el director del centro, compartió en Twitter una imagen del reencuentro junto a un mensaje en el que aseguraba sentirse muy orgulloso de permitir el último deseo de Sheila Marsh, que a las pocas horas de ver a Bronwen falleció debido al cáncer que padecía.

    No es este el primer caso que conocemos. En 2012 se produjo un hecho muy similar también en Gran Bretaña.

     

    Fuente e imagen: dailymail.co.uk


     

    Noticias
    Suscríbete al boletín