Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Un anciano recibe la visita de su poni preferido en la residencia

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesjueves 30 julio 2015
    Compartir:

    A veces la mejor medicina no es una  inyección ni una pastilla. A veces, es un poni. Así ha ocurrido con un hombre noruego de 89 años llamado Karl Holmen cuya pasión siempre han sido los caballos y, en estos últimos años, su ojito derecho era Bolla, el poni Shetland de su nieta.

    Por este motivo, cuando su salud empezó a deteriorase y fue necesario trasladar a Holmen a una residencia, su mayor pena fue hacerse a la idea de que iba a dejar de visitar los establos donde vive la poni, de 15 años de edad.

    Tanta ha sido su tristeza que su nieta, Susan, ha tenido la genial idea de organizar un reencuentro entre ambos. Porque, aunque Karl no pueda ir a ver a Bolla, ¿por qué no iba a poder Bolla acercarse hasta él?.

    Si bien no ocurre cada día que en estas residencias de cuidados a los mayores se den este tipo de excepciones, la propuesta de Susan obtuvo el visto bueno por parte de la administración del centro.

    Los cuidadores, por su parte, no sólo entendieron que este tipo de actos mejoran el estado de ánimo de los pacientes sino que, además, pronto se dieron cuenta de que la presencia de Bolla ayudó a más personas aparte de Karl.

    Así, la semana pasada, Susan trasladó a Bolla del establo hasta la residencia para que el ansiado encuentro tuviera lugar. "A él le pareció genial", comentaba Susan. "Y a otros pacientes también, ya que se trataba de una visita muy especial". De modo que, tras devolverle la sonrisa a Holmen, el poni siguió su ronda de visitas a otros pacientes en los que el equino causó el mismo efecto.

    La visita de Bolla ha tenido tal impacto positivo en todos los que tuvieron la suerte de estar presnetes ese día que la directora, Inger Johanne Stensland, ha asegurado que la puerta del centro siempre estará abierta para que el poni favorito de Holmen entre cuando guste: "Ha sido una gran ocasión, tanto para los trabajadores como para los pacientes. Fue muy divertido y Bolla es siempre bienvenida".

     

    Noticias relacionadas:

    Esperanza, la poni que visita a pacientes en hospitales estadounidenses

    Su último deseo antes de fallecer era ver a su yegua Bronwen

    Pudo ver a su caballo antes de morir

     

    Fuente e imágenes: Facebook/Susan Holmen/thedodo.com/Telecinco

    Noticias
    Suscríbete al boletín