Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Un jinete embriagado trota por el centro de Granada y le propina una patada a un policía

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesmartes 03 marzo 2015
    Compartir:

    Con motivo de la celebración del Día de Andalucía, el pasado 28 de febrero se celebraron algunas concentraciones de caballistas en numerosas ciudades andaluzas. Si bien todas ellas transcurrieron sin incidentes, en el caso de la ciudad de Granada se registró un episodio que empañaba el final tranquilo de la jornada.

    Aunque el grupo de jinetes tuvo su punto de concentración en el paseo Emperador Carlos V del Zaidín y se disolvió por la tarde de forma pacífica y sin registrarse ningún percance.

    El problema aconteció ya entrada la madrugada del 1 de marzo cuando un ciudadano avisó a la Policía Local  porque uno de los caballistas, embriagado, estaba dando una exhibición de doma y trotando con el caballo por encima de la acera de la avenida Emperador Carlos V, por donde transitaban personas a las que estaba poniendo en riesgo.

    Una pareja de policías locales acudió al lugar, comprobando que, efectivamente, se estaba produciendo este hecho. Uno de los agentes solicitó al jinete que se bajara del caballo y se identificara, pero el caballista optó por hacer que el caballo se apoyara sobre sus patas traseras en posición semivertical. El jinete no solo hizo caso omiso de la petición del agente sino que solo logró que el equino se pusiera nervioso, hasta el punto de que los agentes tuvieron que retirarse para evitar que el caballo les propinara coces.

    En esta situación, el caballo se puso bastante nervioso, provocando que los agentes tuvieran que retirarse para evitar recibir coces del equino. Eran las 2.30 horas de la madrugada.

    Aún así, un agente se llevó una patada, pero por parte del jinete, quien acto seguido se bajó del caballo y empezó a forcejear con uno de los agentes, que resultó lesionado. El caballista pudo ser reducido, eso sí, profiriendo sendos insultos a los policías.

    Finalmente se celebró un juicio rápido en el que el detenido fue condenado a cinco meses de prisión y a indemnizar con 500 euros al agente agredido, por un delito de atentado contra la autoridad.

     

    Fuente: Ideal.es

    Imagen: policiadegranada.com

    Noticias
    Suscríbete al boletín