Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Un matrimonio de Domaio busca al dueño de dos yeguas que entraron en su finca

    Compartir:

    Los caballos salvajes que campan por los montes de O Morrazo, en la provincia de Vigo vuelven a protagonizar una de las historias que solemos plasmar en esta sección de Venta de Caballos.

    En este caso se trata de una situación que afronta un matrimonio de avanzada edad del barrio moañés de Domaio desde el pasado 8 de marzo cuando dos yeguas entraron en una parcela de su propiedad, causando destrozos. La pareja las mantiene en una cuadra y desde entonces están buscando a su dueño. Una de ellas estaba preñada y parió hace una semana, con lo cual ahora deben cuidar también del potro.

    "Nosotros hemos tenido caballos durante años pero ahora ya no tenemos fuerza para cuidarlos. Los dueños deberían tenerlos controlados, porque éstos no tienen chip, además, desde hace unos años, es muy común que los caballos causen destrozos en las propiedades de los vecinos", explica José Chantada, de 76 años.

    Si bien ya les ha ocurrido en anteriores ocasiones, en cuestión de dos o tres días aparecía el dueño de los caballos. En este caso, ya hace más de un mes que no saben nada de quién es el responsable de los equinos.

    La familia preguntó entre los vecinos, sin obtener éxito. La situación ahora ha llegado al punto de que el matrimonio ha recurrido al Concello para anunciar que, si en 15 días no aparece el propietario de las yeguas, se efectuará una subasta. "Esperamos que por lo menos se nos devuelva lo que hemos gastado en la manutención de los animales", señala.

    Si el propietario aparece, se le reclamará que abone el importe de los daños causados, tal y como se señala en el anuncio emitido por el Concello de Moaña y publicado en el Boletín Oficial de la Provincia.
    El matrimonio no descarta quedarse con los tres animales "si no hay otra solución", aunque tratará de evitar esa salida. Según expresa la mujer de Chantada "Lo que queremos es que no vuelvan a suceder estos casos, pero sabemos que va a volver a ocurrir".

    Y es que, ante los problemas que causan los caballos salvajes en San Lourenzo, algunos vecinos ya han decidido cerrar sus campos de labranza con muros. Pero, una vez más, la culpa no es de los animales sino de los dueños que no se preocupan por ellos y los descuidan hasta el punto de que los caballos deben buscarse la vida para sobrevivir.

     

     

     

    Fuente e imagen: farodevigo.es / Gonzalo Núñez

    Noticias
    Suscríbete al boletín