Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Un veterinario y tres ganaderos imputados por falsificar documentación equina

    NoticiasNoticias Hípicas Generalesmiércoles 09 abril 2014
    Compartir:

    El Seprona de la Guardia Civil ha efectuado tres imputaciones, a un veterinario y tres ganaderos, por su participación en un delito de falsedad en documentos públicos, al utilizar los datos de titulares de otras explotaciones ganaderas así como sus CEA's (Código de Explotación Agraria) para documentar a otros caballos, ya fueran propios o de procedencia desconocida.

    Los primeros indiciones surgieron a raíz de unas supuestas irregularidades en la identificación de ejemplares equinos destinados a la venta para su sacrificio que fueron descubiertas por veterinarios oficiales de la Junta de Castilla y León en la provincia de Burgos.

    El Equipo de Investigación del Seprona de esa provincia tuvo entonces conocimiento de estos hechos, fechados en 2012 cuando iniciaron las investigaciones que finalmente les ha llevado a desmontar una compleja trama en la que estaba implicada un veterinario colegiado en Asturias y tres ganaderos, dos en Cantabria y uno de la provincia burgalesa.

    Del estudio y análisis de la documentación aportada en cada caso, incluyendo microchips, pasaportes y documentación de transporte se ha podido identificar la implicación de un veterinario que, aprovechandose de su posición, empleaba documentos de solicitud de identificación de ganado, para dotar de identidad a caballos propiedad de los ganaderos implicados.

    En este sentido, el veterinario aportaba datos de ganaderos sin su consentimiento e incluso el CEA de la explotación para legalizar el ganado, falsificando firmas con intención final de facilitar su transporte hasta un matadero o para su venta a terceros, con el consiguiente beneficio.

    Los tres ganaderos imputados en los hechos lo han sido al verificar que se beneficiaban de estas falsificaciones. Legalizaban animales, a veces propios y en otras ocasiones de procedencia desconocida, utilizando los pasaportes facilitados.

    También colocaban microchips identificativos en caballos que no se correspondían con las características ni con la propiedad de los animales que figuraban en los mismos.

    Con los animales "legalizados" y dotados de identidad se facilitaba su destino para la venta o su derivación a un matadero, siempre con ánimo lucrativo. 

    Hasta 211 caballos han sido detectados.

     

     

    Fuente e imagen: europapress.es

     

    Noticias
    Suscríbete al boletín