Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Una carrera en Campañó se saldó con un caballo muerto y dos jinetes heridos

    Compartir:

    La competición de hípica que se celebró el pasado domingo en el Hipódromo de Pontevedra, en Campañó, se saldó con un caballo muerto, al clavarse en el pecho un hierro de un portal anexo al recinto, y dos jinetes heridos.

    La prueba, incluida en el calendario de las fiestas de la Peregrina, empañó el bonito espectáculo que se había podido presenciar hasta ese momento. Los dos accidentes se produjeron en la misma zona, una curva muy cerrada, en la que los participantes tuvieron dificultades para dominar a los equinos.

    La tarde comenzó a oscurecerse en la cuarta de las seis vueltas de que constaba la competición. Una jinete perdió la estabilidad y se fue al suelo.

    Fuentes presenciales aseguraron que la caída le produjo la rotura de un brazo, algo que no pudo ser verificado. La damnificada fue trasladada a un centro médico en una de las dos ambulancias que había en el recinto para atender posibles incidencias.

    Pero lo peor estaba por venir. En la siguiente vuelta, al pasar por el mismo punto, un jinete tomó la curva recta y el caballo se vio obligado a saltar por encima de una valla para evitar el impacto. Sin embargo, el animal tuvo la mala fortuna de caer encima de uno de los hierros de sujeción de un portal. Según uno de los testigos, la imagen fue dantesca.

    «El jinete se salvó, aunque tuvo que ser trasladado en ambulancia con un collarín. Una veterinaria se acercó para tratar de ayudar al caballo, pero la echaron alegando que no tenía autorización para estar allí. El animal murió desangrado», explicó

     

    La gente se marchó corriendo

    Esta misma fuente indicó que el público abandonó el hipódromo de forma apresurada. «La gente se fue aproximando al lugar de forma paulatina para ver lo ocurrido, pero una vez que presenciaban aquella sangría se iban a casa corriendo. La imagen era tan desagradable que no se podía aguantar verla más de un segundo», relata.

     

    Fuente: lavozdegalicia.es

    Noticias
    Suscríbete al boletín