Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Villagarcía exige el control de los caballos por parte de sus dueños

    NoticiasNoticias sobre Bienestar del Caballojueves 03 noviembre 2011
    Compartir:

    Ayuntamiento y vecinos de Vilagarcía exigen a la Xunta que intensifique el control sobre las manadas de caballos que pacen en los montes de la localidad, y que desde hace años provocan periódicamente destrozos en fincas de cultivos agrícolas y en plantaciones. La corporación ha dado su apoyo unánime a una moción que recoge las demandas de la población de Castroagudín, cansada de tener que asumir los costes de esos daños debido a que los animales se encuentran en una situación de alegalidad.

    Sin microchip que los identifique campan a sus anchas desde hace más de una década las manadas de ganado mostrenco en los montes Xiabre y Meda. Algo que obliga a los dueños de las parcelas cercanas, que a menudo arrasan los caballos, a cargar con los costes.

    Recientemente los animales se llevaron por delante una plantación de castaños que la Comunidad de Montes había sembrado en la zona de Fontefría. Antes de eso fueron vides, cultivos de maíz y también de hortalizas.

    En Castroagudín todos saben a quien tendrían que pedir responsabilidades en cada uno de estos casos, según asegura Satiro Doval, comunero y dirigente vecinal. No obstante, el hecho de que los animales no están regularizados deja a los que sufren los desperfectos causados por ellos sin posibilidad alguna de recurso legal.

    "Cuando se celebra un curro los dueños de los caballos aparecen, por lo que la Xunta o los órganos competentes tendrían bien fácil intervenir", asevera Doval, que asegura que el cansancio y el malestar causados por este tema son más que palpables en Castroagudín.

    Los vecinos consideran que el hecho de no regularizar estas manadas constituye un atentado directo contra sus intereses económicos, pues más allá de las cosechas perdidas, afirman que en más de una ocasión se han visto obligados a cargar con los gastos derivados de la muerte de alguno de estos ejemplares.

    Si un caballo fallece, la responsabilidad de recoger el cuerpo e incinerarlo, algo obligatorio por ley, es del titular de la finca en la que se halle el cadáver. Y no se trata de una cuantía ínfima, ni tampoco de una hipótesis, pues hace pocos meses una vecina de Castroagudín se encontró en esta situación.

    Alquilar un camión y encargarse de transportar el ejemplar fallecido hasta la planta incineradora de Cerceda debería ser, tal y como apuntan los vecinos, responsabilidad del propietario del ejemplar. Pero sin embargo no sucede así, pues lo único que identifica a estos caballos son unas marcas "clandestinas" que sus dueños conocen, pero que no tienen validez legal.

    La población exige acción, pues "no pueden esperar eternamente". En los próximos días el Ayuntamiento hará llegar a la Xunta el acuerdo adoptado para pedirle que haga cumplir el reglamento que obliga a que el ganado mostrenco lleve microchip. El gobierno local quiere además que la Consellería do Medio Rural, "como órgano competente, proceda al decomiso y retirada de los montes del ganado que no esté correctamente identificado y saneado". Pero también que incluya en el anteproyecto de Ley de Montes el reglamento normativo de los aprovechamientos del monte para pastoreo de ganado en libertad o semilibertad; y que se obligue a los ganaderos a contar con autorización de las comunidades de montes para poder hacer uso de sus terrenos.

     

     

    Fuente e imagen: farodevigo.es/José Lores

    Noticias
    Suscríbete al boletín