Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Asociación ACAVALL - Campamentos con animales

    ArtículoProductos y Servicios Equinosmartes 22 julio 2014
    Compartir:

    Un caballo, un perro, un conejo o una gallina son algunos de los animales que se encuentran en 'Qué Animalada!' una escuela de verano muy especial que emplea los instintos primarios de decenas de niños para sentar las bases de un proyecto único con un objetivo: integrar a través de la fantasía.

    Se trata de una iniciativa innovadora y muy integradora pues todo tipo de niños, con y sin capacidad, conviven durante unos días en una gran oportunidad de pasarlo bien a la vez que se incide en la importancia de la integración desde una temprana edad.

    El proyecto 'Qué Animalada!' clebra en 2014 su cuarta edición, de la mano de la asociación de terapias asistidas por animales ACAVALL, un proyecto inclusivo en el que «tener discapacidad no significa nunca estar excluido de participar» aclara la presidenta de la entidad, Nazaret Hernández.

    «Cuando te mueves en este marco siempre cuesta crear actividades que se salgan de la discapacidad, pero al crear la escuela hace unos años nos preguntamos: '¿Por qué no hacerla para todos los niños?'. Siempre pensamos en lo que se puede aportar a las personas con discapacidad, pero no tanto en lo que nos pueden aportar ellos a nosotros», explica Hernández.

    Bajo el lema 'El Árbol de los Cuentos', la escuela se plantea como objetivo fomentar el aprendizaje de valores por parte de los niños a través de los cuentos tradicionales y la interacción con animales. Cada mañana, los 25 pequeños que integran cada grupo se reúnen bajo la sombra de una gran algarrobo en Náquera, donde escuchan una fantástica historia que guiará cada una de las actividades del día.

    «A veces vienen hermanos, uno con discapacidad y otro sin, lo que les permite hacer cosas juntos. Ninguno queda en segundo plano», afirma Hernández. Pero en estos grupos no todos son niños acostumbrados a afrontar dificultades. Afortunadamente, cada vez son más los padres de pequeños sin discapacidad que optan por enviar a sus hijos a la escuela de verano de ACAVALL con la esperanza de que se lleven algo más que un grato recuerdo. «A veces a los padres les cuesta más que a sus propios hijos. Les preparan y les cuentan lo que van a ver aunque, después, ellos lo integran de una forma muy natural, ven menos las diferencias».

    Estas actividades de ocio cuentan con unos protagonistas que acostumbran a participar en actividades terapéuticas pero que en este proyecto ejercen otras funciones. Con ellos, los niños juegan, aprenden y se desarrollan.

    Datos clave:

    Quién

    Cualquier niño a partir de 4 años podrá formar parte de la escuela de verano de la entidad valenciana que cuenta con 20 monitores.

    Qué

    La asociación valenciana ACAVALL nació en 2007 y, entre otras actividades, organiza programas de terapias ecuestres y asistidas con perros.

    Cuándo

    La escuela de verano se puso en marcha el pasado 23 de junio y, hasta el 25 de julio, sigue recibiendo a niños en grupos de 25 y en turnos de una semana en el centro ecuestre Rueda, en Náquera.

     

    Fuente e imagen: lasprovincias.es

    Artículos
    Suscríbete al boletín