Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    La polémica de los coches de caballos en Cartagena de Indias

    ArtículoProductos y Servicios Equinosmiércoles 10 diciembre 2014
    Compartir:

    En la caribeña Cartagena de Indias, donde la mayoría de los turistas recorren la ciudad amurallada en coches de caballos, es tristemente habitual ver desplomarse a los equinos mientras trabajan. Ya sea por desnutrición, por cansancio extremo, por insolación, por exceso de carga o por el conjunto de sus malas concidiones de vida. 

    En la segunda mitad de 2014, los vídeos de los caballos moribundos a plena luz del día llegaron a colapsar las redes sociales colombianas. Ahí saltaron las alarmas. ¿Qué está ocurriendo? ¿Por qué nadie hace nada para evitarlo? ¿Quién se encarga de mantener estos animales? Y es que son miles y miles de turistas los que recorren la denominada "perla del Caribe" cada mes. Todos ellos quieren disfrutar de un romántico paseo a caballo por las calles empedradas de Cartagena pero no quieren ver la realidad que esconde: el abuso que estos animales sufren a  manos de sus cocheros.

    La organización Ángeles con Patas es una de tantas que han alzado la voz en contra de se permita este maltrato y, además, quede impune. Solicitan algo tan sencillo y evidente como que se cumpla con el reglamento establecido. Según el decreto 0656 de junio de 2013 de la Alcaldía Distrital, los caballos deben trabajar de 5 de la tarde a 11 de la noche, con un descanso de un día entero entre turno y turno. Para trabajar con los cocheros, el equino debe pesar un mínimo de 350 kilogramos, que esté bien nutrido y bien herrado. Está prohibido subir a más de cuatro personas en el carruaje.

    Pero el reglamento no se cumple.

    Consultada por varios diarios colombianos, Eva Durán, una conocida animalista de la ciudad, explica que uno de los grandes problemas son las herraduras que se usan. Y es que éstas suelen estar fabricadas por los mismos cocheros y no por un profesional. Además, al caballo se las colocan sin las más mñinimas condiciones técnicas ni sanitarias. Según Durán, además de que en esta operación debería intervenir un veterinario, las herraduras deberían cambiarse cada 40 días. El coste de este proceso, llevado a cabo por expertos, se sitúa en 120.000 pesos (unos 45 euros). En cambio, el sistema que los cocheros usan les cuesta apenas 10.000 pesos (unos 4 euros).

    Por su parte, los cocheros se defienden. Julio Martínez, el presidente de la Asociación de Cartagenera de Cocheros defiende que «no es cierto que no cuidemos a los caballos. Actualmente estamos cambiando las herraduras cada semana, y nos estamos capacitando con veterinarios para que los cocheros sepan cómo cambiar los herrajes, porque en realidad es costoso»..

    Lo que está claro es que son un centenar de familias las que viven de esta actividad en Cartagena. Pero si los turistas siguen viendo morir caballos cada día, es posible que se suspenda los paseos en carruaje hasta que se tomen medidas efectivas.

     

    Contenido relacionado:

    El dramático abuso de los caballos en Cartagena, Colombia

    La situación de caballos y carretas en Bogotá, Colombia

    La entrega de caballos y yeguas de los carreteros en Bogotá (Colombia)

    Brigitte Bardot pide al presidente colombiano el fin del sufrimiento de caballos

    Bogotá (Colombia) da inicio a la sustitución de los caballos por aparatos motorizados

     

    Fuente: abc.es

    Imagen: KamiloKardona

    Artículos
    Suscríbete al boletín