Todas las categorías
    • Todas las categorías
    • Caballos
    • Transportes
    • Accesorios
    • Servicios
    • Mascotas
    • Propiedades
    Please select a location from the drop-down list

    Paseos en calesa por Gijón

    ArtículoProductos y Servicios Equinosjueves 16 octubre 2014
    Compartir:

    Aunque quién no lo sepa, tampoco lo diría, Gijón no tiene nada que envidiar las ciudades andaluzas en las que se puede disfrutar del paisaje en carros de caballos. Es cierto que el clima no siempre acompaña y es poco aliciente para un paseo al aire libre, pero desde hace un año, cualquiera, ya sea gijonés, turista o visitante llegado en crucero, puede conocer la ciudad en un carruaje.

    El ideólogo en promover este servicio es Alberto Suárez, que comenzó en mayo de 2013 a ofrecer paseos en un clásico coche tirado por dos caballos. «Estoy enamorado de mi ciudad y lo hice pensando en hacer algo bonito para Gijón», comenta.

    La calesa de Alberto, adornada con los colores de la ciudad, rojo y blanco, ha tenido mucho éxito este verano. «Está funcionando de maravilla». Y además de los turistas, los propios gijoneses se animan y algunos hasta se han convertido en «habituales».

    Como todos los comienzos de un negocio, Suárez tuvo que lidiar en su día con algunas trabas para establecerse, en especial en lo concerniente a la higiene de los animales, aunque el cochero le quita hierro al asunto: «los problemas están ya arreglados». Los caballos llevan sujeto un sistema de recogida de los excrementos para que todo sea muy limpio.

    Quienes se animan a subirse al carro, nunca mejor dicho, «bajan encantados». De hecho, va tan bien que tiene «bastante más trabajo de lo que pueden dar de sí los caballos». Los recorridos en carruaje duran 20 minutos o una hora, lleva hasta cinco personas y el precio va de 17 a 40 euros.

    Este emprendedor está sopesando ampliar y poner otro carro más el verano que viene, porque, dice «hay demanda para ello». La asignatura pendiente es conseguir la adjudicación de una parada en la plaza del Marqués.

    No obstante, desde hace poco tiempo, al carruaje de Alberto Suárez se le unió otro en los paseos al trote por las calles de Gijón. El Centro de Equitación y Enganches Siero tiene una parada en la playa de Poniente, en la que el cochero Armando Fernández aparca el carro de siete plazas.

    Tanto Suárez como Fernández creen que «no hay competencia, sino que hay trabajo para los dos». El segundo defiende que el xarré «no molesta a nadie y queda guapo».

    Los coches de caballos siguen las normas de circulación, «no obstruyen el tráfico, y siempre se circula por calles con doble carril», dice el cochero. En el tiempo que lleva trabajando ya ha recogido a varios sevillanos «que no habían montado nunca en su ciudad pero que sí se animaron a hacerlo aquí».

     

    Contenido relacionado:

    Paseo por Sevilla en coche de caballos

    El último paseo en coche de caballos por Santa María del Puerto, Cádiz

    ¿Coches de caballos en Cartagena, Murcia?

    Paseo en coche de caballos a modo de taxi

    Jordi Pérez - Calesero en Aranjuez, Madrid

    Juan - Cochero en Jerez de la Frontera

    Los últimos coches de caballos en Nerja

     

     

    Fuente e imagen: elcomercio.es

    Artículos
    Suscríbete al boletín