Anuncios favoritos
Last viewed
Búsquedas guardadas
Last searches
Ads that you mark as favourite will be shown here.

Poni Club Barcelona en el Parque de l'Oreneta

ArtículoProductos y Servicios Equinossábado 29 noviembre 2014
Compartir:

El Poni Club Barcelona es poco menos que una institución en la Ciudad Condal. La labor al frente de este centro ecuestre recae en Juan Carlos Docal que dirige este oasis ecuestre en la misma urbe, en un parque conocido como Castell de l'Oreneta, desde hace dos décadas.

Este proyecto fue pionero en España en la idea de ofrecer clases de equitación con ponis, animales considerados irascibles hasta entonces. Con dos pistas y 25 ponis, cada tarde enseña a saltar a los más pequeños jinetes y amazonas de la ciudad.

¿Cómo descubrió los ponis?

Fui a un campeonato de Europa como profesor de salto en 1986, en Irlanda, y me crucé con un espectáculo de ponis. Entré en la pista y vi a los niños montando. Ahí me di cuenta que eso era el principio de la equitación. ¡Y yo llevaba ya 30 años montando a caballo!

Y decidió traerlos a España.

Sí. Me llamaron del ayuntamiento para montar un club de ponis en el parque de l'Oreneta, pero al principio aquí no entraba nadie. Los primeros años fueron duros, me los pasé llevando los ponis en un camión para dar clases en los colegios. A veces tres o cuatro al día.

Pero el trabajo da sus frutos.

A nivel personal y emocional, sí. Pero si hoy alguien me preguntara si quiero volver a montar un poni club, diría que no. Cualquier actividad que requiera el trabajo que yo le dedico a esto normalmente genera muchísimo más rendimiento económico. Esto es administrar miseria. Trabajamos todos los días de la semana. No lo hacemos por dinero. Es pasión.

Cada vez hay más niños jinetes.

La verdad es que la crisis nos ha ayudado. Antes muchas familias se iban de fin de semana. Ahora se quedan y traen a los niños aquí. Además, el Ayuntamiento está colaborando con Barcelona Horse World, una entidad creada junto al Real Club de Polo para acercar la gente al mundo del caballo, empezando por los niños. El año pasado con este programa llegaron aquí unos 4.000 niños. Este año serán 6.000.

Será dificil enseñar a montar a toda esa cantidad de pequeños.

La verdad es que los que más nos han ayudado son los ponis. Hay que saber elegir, porque un poni sañudo puede tirar al niño al suelo, y ese ya no vuelve. Tienes que tener un tipo de poni que genere afición.

¿El niño se encariña con el animal?

En realidad, van cambiando, aunque hay niños que prefieren trabajar con un poni específico. Cuando yo empecé, llegaba al picadero y un mozo me traía el caballo listo. Aquí no. Los niños tienen que sacar el caballo de la cuadra, cepillarlo, quitarle el polvo, ponerle los arreos y bajarlo a la pista. Todo eso es tanta equitación como el hecho de montar.

¿Aprenden rápido?

Los menores tienen una elasticidad y una capacidad extraordinaria. Este es un deporte difícil, la clave es sentir. Sentir si el caballo va, o no va, si se pone duro... y esto los niños lo tienen muy fácil.

¿Qué hace para que un menor quiera volver cada semana a montar?

Da igual lo que le enseñes. Puede ser el mejor jinete del mundo, pero si no eres capaz de enganchar a los papás, pierdes el tiempo. Se ha de aficionar a la familia, hacer que participe. Si no, lo más probable es que al año siguiente los padres lleven al niño a esquiar, o a jugar al fútbol. Cuando consigues aficionar a los padres, el niño tiene patrocinador. (Ríe).

Después de 20 años de actividad, tendrá muchas anécdotas.

Es muy curioso el caso de Jordi. Tenía 6 o 7 años y no llegaba a poner la montura al poni. Estaba harto de pedir ayuda. Un día escribió una carta a los Reyes Magos y les pidió un mozo para que estuviera solo con él.

 

Contenido relacionado:

La unidad montada de la Guardia Urbana de Barcelona

CSIO - Concurso Internacional de Saltos de Barcelona

Refugio de Caballos - Asociación en Defensa de los Équidos de Fonollosa (Barcelona)

El Club Hípico Vallromanes

Los problemas de una hípica en Barcelona

Ruta a caballo: el pulmón verde de Barcelona

 

 

Publicado en elperiodico.com  el 29/10/2014

Imagen:   Álvaro Monge

Artículos
Suscríbete al boletín