Anuncios favoritos
Last viewed
Búsquedas guardadas
Last searches
Ads that you mark as favourite will be shown here.

Pegaso - El Caballo Alado de la Mitología Griega

ArtículoHistoria - Razasjueves 24 enero 2013
Compartir:

Una de las criaturas de la mitología griega que siempre ha inspirado a poetas y escritores, cautivando la imaginación del artista y del lector, es Pegaso, el caballo alado.

Su nombre proviene del griego Pagé, cuyo significado es ‘manantial’, y no pierde su sentido cuando conocemos el origen del caballo volador, ya que este animal de capa blanca y alas doradas nació del chorro de sangre que brotó cuando Perseo, hijo de Dánae y Zeus, cortó la cabeza a Medusa.

Perseo vuelve a encontrarse con Pegaso, que además era el caballo de Zeus, cuando juntos liberaron a Andrómeda, hija del rey de Etiopía, que había sido atada a una roca para ser devorada por Ceto, un monstruo marino. Tras su liberación, Andrómeda se convirtió en la esposa de Perseo.

En otro de los mitos en los que nuestro caballo alado más famoso vuelve a aparecer es el que hace referencia al monte Helicón, en la Beocia, un día en el que Pegaso estaba siendo montado por Euterpe, musa de la poesía y de la música. En un momento dado Euterpe pinchó a Pegaso y éste propinó una enorme coz en el suelo, haciendo brotar inmediatamente la fuente Hipocrene, que en adelante sería muy visitada por los poetas.

Sin embargo, esto no hizo más que provocar los celos de Calíope, musa de la elocuencia y la poesía épica, que condenó a Pegaso a llevar sobre sus lomos a los jinetes del Apocalipsis: La guerra, la peste, el hambre y la muerte.

Sin embargo, Pegaso también protagonizó otras historias, como la aventura del caballo con Belerofonte, hijo del rey Glauco de Corinto, quien requirió la ayuda de Pegaso, para poder conquistar a la hija de Proteo, rey de Argos, y aniquilar a la Quimera, un monstruo que poseía cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de serpiente.

Pegaso ha servido de fuente de inspiración a numerosos poetas, escritores, pintores y músicos. Como ejemplo, Rubén Darío, le dedicó una estrofa en su poema Cantos de Vida y Esperanza:

 

Domador del corcel de cascos de diamante,

voy en un gran volar, con la aurora por guía,

adelante en el vasto azur, ¡siempre adelante!

 

Contenido relacionado:

 

El Caballo en la Mitología

Sleipnir - El Caballo de Odín en la Mitología Nórdica

 

 

Fuente: elnuevodiario.com.ni

 

Artículos
Suscríbete al boletín